Montevideo - Ciudad amiga

Jueves, 18 Septiembre, 2014

Después de unos cuantos días de nervios y despedidas hacemos los últimos preparativos y estamos listos para partir. Nuestra Laika por su parte está navegando por el Atlántico acercándose ya a las costas americanas.

Preparado para dormir en el avión a MontevideoDespedida ya la familia, Asier, un buen amigo, nos lleva al aeropuerto y allí tenemos el primer susto del viaje. Cuando vamos a facturar para sacar los billetes, nos dicen que no nos pueden facturar porque no tenemos fecha de vuelo de vuelta. Lógicamente nosotros solo hemos contratado el vuelo de ida.

En ese momento, se me enciende una bombilla y recuerdo que tenemos las cartas de bienvenida necesarias para entrar a Brasil donde pone una fecha de entrada desde Uruguay. Se las dejo a la chica del mostrador y después de consultar con la supervisora, nos factura. Bufff… El color nos vuelve a la cara y respiramos de nuevo. 

Recien llegados al aeropuerto de MontevideoCuando vamos a embarcar, el cielo en Bilbao está realmente negro de tormenta y Elena, que no es muy amiga de los aviones, no lo pasa nada bien aunque finalmente llegamos a Madrid sin problemas y con un vuelo fantástico.

Embarcamos ya hacia Montevideo y el vuelo aunque son 13 horas y se hace muy pesado, también es muy bueno excepto 15 minutos casi al final sobre la zona de Iguazú que nos dejan el estómago del revés. Al final aterrizaje sin problemas y el trámite de aduana lo ventilamos en 10 minutos porque ni nos miran las maletas.

Son las 9 de la mañana en Montevideo y enseguida cogemos un taxi y vamos directos al apartamento que hemos alquilado para esperar hasta que llegue Laika.

Vistas desde nuestro apartamento en MontevideoJuan el dueño, llega a la hora y enseguida estamos instalados. Salimos a buscar un supermercado para llenar el frigorífico y nos indican que tenemos uno a "pocas cuadras" del apartamento. Esta va a ser nuestra casita por unos cuantos días y los pekes se adaptan enseguida. A los tres días es como siempre hubiéramos vivido allí.

Primer desayuno en MontevideoEstamos muy cerca de la calle 18 de Julio, que es la avenida principal de Montevideo y salimos a recorrerla para irnos familiarizando con la ciudad. En cuento le perdemos la desconfianza inicial y nos relajamos un poco, resulta ser una ciudad muy acogedora y a cualquiera que preguntamos para cualquier cosa, enseguida nos ayuda. Todo el mundo es súper amable.

Paseando por la rambla de MontevideoRecorremos toda la 18 de julio hasta la ciudad vieja, visitamos la plaza de la independencia, hacemos una visita guiada al palacio Salvo, paseamos por la rambla y llegamos hasta el parque Rodo y al final conocemos uno poco toda la zona centro de Montevideo aunque lo cierto es que no es una ciudad con muchos atractivos para los niños porque no hay muchos parques de columpios ni zonas recreativas.

Espectaculo en un teatro de MontevideoUna de las tardes que paseamos por la 18 de julio, vemos un grupo de padres y niños haciendo cola a la puerta de una sala de espectáculos y nos acercamos a preguntar. Resulta que se celebra la llegada de la primavera y hay una función infantil con un grupo Uruguayo llamado Cantacuentos. Como es gratuito, nos metemos y resulta un espectáculo muy bonito y entretenido con música, cuentos y juegos.

Camiones caravana en Punta CarretasOtra tarde bajamos hasta otra zona de la rambla llamada Punta Carretas y aparte de lo bonito del sitio, nos llevamos la grata sorpresa de encontrar allí mismo un buen sitio para acampar con la autocaravana y tres camiones caravana enormes allí aparcados. Son impresionantes. 

Las jornadas van pasando y la autocaravana llega por fin con un poco de adelanto sobre el calendario previsto así que iniciamos el papeleo necesario que nos llevara un par de días.

Nuestra caravana patas arriba cuando la recogemos en el puertoGracias a Emmanuel Mella, (un chico Uruguayo que hace de contacto de la empresa Alemana SeaBridge con los que hemos contratado el envío por barco), que nos acompaña con los distintos pasos a dar, el segundo día conseguimos sacarla ya del puerto, con la desagradable sorpresa de que durante el viaje en barco, han entrado en la Autocaravana y la han revuelto toda, buscando algo que robar. Como no dejamos nada, tampoco se han podido llevar nada pero la han dejado toda sucia y revuelta.

Es increíble que una naviera como Grimaldi no pueda hacerse responsable y garantizar la seguridad de los vehículos que viajan con ellos.

Realmente lamentable.

En nuestro caso no hay problema porque solo es limpiar un poco pero hay caravanas a las que les han robado muchas cosas. De las nueve que iban en el viaje, han entrado en cinco de ellas aunque en la mayoría de los casos sin encontrar nada de valor.

En el faro de Punta CarretasDesde el puerto la llevo directa al taller IVECO de Montevideo para que le hagan una pequeña reparación que surgió en el viaje para embarcarla y que quedo pendiente hasta recibirla en Uruguay. La gente de SEVEL Uruguay, el taller de Iveco, se porta fenomenal y al día siguiente la tenemos lista y chequeada y además nos facilitan toda la lista de talleres Iveco de Sudamérica.

Un espectacular camion caravana en Punta CarretasTambién me presentan a Gustavo, el responsable de taller, para que nos pongamos en contacto con él para cualquier problema que tengamos con Laika. Gustavo además conoce el mundo de las Autocaravanas porque hizo amistad hace un par de años con una familia francesa que paso por Montevideo y que estaba haciendo los mismo que nosotros. ¡Qué pequeño es el mundo!

Jugando en las rocas de Punta CarrretasAparcar en la calle donde tenemos el apartamento es muy complicado y dejamos a Laika en un parking cercano. Preparamos todas las maletas otra vez y hacemos un par de viajes para cargarlo todo y poder salir hacia la casa de Emmanuel en las afueras de Montevideo.

Incluso para los estándares europeos, Uruguay es bastante caro y estos días han supuesto muchos gastos. Ahora, en casa de Emmanuel, nos toca ponerlo todo en orden de ruta para poder empezar nuestro modo de vida caravanero cuanto antes.

Llegando a la casa de EmmanuelLa casa está en un enorme terreno a unos 25 Kms. de Montevideo y es como un área de autocaravanas europea. Tenemos electricidad, agua y Wifi que es todo lo que necesitamos para organizarnos. Después de tres meses de vivir bajo techo, echamos muchísimo de menos nuestro autocaravana y poder vivir y dormir de nuevo como lo hemos estado haciendo por Europa durante nueve meses. ¡Qué gaaaaanas!

Victor y Maria con su Unimog en casa de EmmanuelAllí coincidimos también con Víctor y María, una pareja de grandes viajeros neozelandeses que conocimos en las oficinas de Grimaldi y que, con su imponente camion Mercedes Unimog, también van a viajar por Sudamérica durante este año.

Todavía tenemos pendiente el tema del gas. Las bombonas uruguayas son un poco más anchas que las europeas y no entran en el sitio que tiene Laika aunque finalmente, conseguimos que uno de los camiones de reparto de GLP (Supergas le llaman aquí) nos llene la bombona de GLP que tenemos nosotros.

Casa de Emmanuel. Un sitio preciosoEl chico del camión nos dice que en Argentina no debemos tener problema con eso porque muchas gasolineras sirven Supergas para los vehículos. Veremos. De todas formas las bombonas en argentina son del mismo tamaño que las europeas y en el peor de los casos podemos comprar una si hace falta.

En el apartamento ya empezamos las clases con los pekes y aquí seguimos con ello para ir adelantando materia. Se nota mucho lo que han madurado en un año y todo va discurriendo mucho mejor y con menos necesidad de pelear. Toco madera…

En casa de Emmanuel hay varias autocaravanas mas esperando a sus dueñosPor fin acabamos de reorganizar todas las cosas que venían embaladas para el viaje en barco y solo nos queda llenar el frigorífico y ponernos en ruta o eso creíamos nosotros porque a última hora de la tarde, nos damos cuenta de que precisamente el frigorífico, aunque funciona cuando estamos enchufados, no funciona en modo gas y necesitamos que eso vaya bien para así evitar el tener que entrar en los campings a enchufarnos.

Revisando el quemador del frigorificoYa nos vamos acostumbrando a que a última hora siempre pase algo y nos lo tomamos con filosofía. Desmonto la tapa trasera del frigo y hago las pruebas lógicas pero todo apunta a que se ha estropeado un componente que es el generador de chispa. Buscamos en Internet y resulta que hay un concesionario de Dometic en Montevideo. Aleluya! Llamamos y quedamos en pasarnos a primera hora del día siguiente rezando para que tenga piezas de recambio en stock.

Los pekes pueden jugar por fin con sus cosas en la autoca

Los dueños resultan ser dos hermanos súper majos (Christian y Juan Pablo) que nos atienden fenomenal y aparte de cambiar la pieza que estaba estropeada, hacen una limpieza a fondo de los conductos de gas que estaban un poco sucios. Nuestro frigo vuelve a funcionar y nosotros podemos ponernos en ruta.

Hemos contactado a través de Internet con colectivos caravaneros de Uruguay y de Argentina y ya tenemos una buena lista de sitios y familias para conocer en la ruta. Está claro que compartir idioma ayuda y hay que aprovecharlo. Este puede ser un gran año lleno de buena onda y grandes amigos.

Ver album de fotos completo

Hosted by DUOK Informática, S.L.

Sígue nuestro dia a dia en Facebook

www.facebook.com/cuatroporelmundo 

Si nuestro proyecto te gusta, te ayuda o simplemente te hace disfrutar un rato compartiendo nuestro sueño, puedes ayudarnos comprando unos kilometros que nos ayuden a seguir adelante.

¡Gracias en cualquier caso por estar ahí!

  

  

  

  

  

  

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Actualizar Type the characters you see in this picture.
Type the characters you see in the picture; if you can't read them, submit the form and a new image will be generated. Not case sensitive.  Switch to audio verification.