Marmaris-Dalyan - Palmeras, tortugas y tumbas

Domingo, 23 Febrero, 2014

Después de nuestros estupendos días en Bodrum vamos hacia Marmaris un poco "flojillos". Nuestra idea es quedarnos algunas jornadas en un camping que está a unos 8 kilómetros al norte de Marmaris.

Tortuga en la pista de acceso a Bonçuk KoluEl desvió que nos indica el GPS nos mete por una carretera estrecha que va circulando entre bosques y cultivos y atraviesa un par de pueblitos hasta que la carretera se acaba y el ultimo kilometro antes de llegar al camping hay que hacerlo por una pista de tierra. Yo voy circulando atento a los baches pero Elena que va mirando el paisaje, precioso por cierto, me hace señas de que pare. Tenemos una tortuga justo al lado. Ya nos hemos cruzado con alguna otra pero es la primera vez que podemos parar a fotografiarla.

La cala vista desde la pista de accesoDejamos a la tortuga con su paseo y en pocos minutos llegamos al camping. Hoy, el día está fresco pero despejado y el sitio es increíble. Un camping precioso rodeado de bosque y frutales con la zona de acampada plantada de eucaliptos y palmeras y con una playa de arena y cantos junto al camping. ¡Esto en primavera tiene que ser una pasada!

Aparcados entre las palmerasEnseguida aparece el dueño y nos dice que somos los primeros clientes del 2014 y que tenemos todo el camping para nosotros, que nos instalemos donde queramos. Le tomamos la palabra y nos aparcamos entre las palmeras a medio camino de la playa y los servicios.

Los pekes jugando en la playaEsa tarde después de comer nos vamos a dar un paseo por la playa y al final de la misma encontramos un senderito que sale entre los arbustos con un cartel al comienzo que pone "solo para chicas" en turco e inglés. Evidentemente no podemos resistir la curiosidad y seguimos el sendero que corre paralelo a la costa atravesando la zona de bosque que hay junto al acantilado. Esta marcado cada pocos metros con piedras pintadas con distintos dibujos en blanco sobre fondo azul clarito.

Llegando a la cala escondidaAl cabo de diez minutillos acabamos en una pequeña playa de cantos, escondida entre los acantilados que suponemos que es la playa para que las chicas hagan topless tranquilas en verano porque aquí, en Turquía, no está bien visto.

Pasamos la playa y seguimos la línea de acantilados con los pekes saltando de roca en roca pero enseguida llegamos a un punto peligroso y decidimos darnos la vuelta. Nos quedamos un rato a jugar en la playa y los pekes se dedican a buscar piedras raras de entre todos los cantos que ven en el suelo.

Los pekes saltando por los riscos de los acantiladosVolvemos para la autoca, ya avanzada la tarde, mientras se va levantando viento y el cielo empieza a cubrirse. Esa noche empieza a llover y nos da una buena serenata de viento.

Los dos días siguientes no deja de llover y los dedicamos a adelantar nuestros trabajos de clase, juegos, webs, comidas, etc. Es una pena porque el sitio con buen tiempo es un paraíso pero si se pone a llover no hay nada para hacer. De todas formas nos vienen bien de vez en cuando un par de días caseros y los aprovechamos de todas formas.

Aprovechando el mal tiempo para avanzar con las clasesEl cuarto día llenamos depósitos y, con permiso del dueño, cogemos una enorme bolsa de naranjas directamente de los frutales del camping y nos vamos camino de Marmaris. Bonçuk Kolu es un sitio fantástico para visitar en primavera y nos vamos con pena de no haberlo podido disfrutar con buen tiempo.

Aparcados en Marmaris, al lado de un campo de futbolMarmaris está a pocos kilómetros y llegamos enseguida pero el sitio que teníamos localizado para aparcar está a tope y es inviable quedarse allí. Damos una vuelta por el paseo marítimo y hay sitio pero es una carretera muy transitada. Los coches van a toda pastilla y nos da un poco de yuyu quedarnos ahí. Al final callejeamos un poco entre las calles interiores de la ciudad y encontramos un aparcamiento al lado de un campo de futbol que no está mal para pasar un par de noches.

Atravesando el bazarAunque son ya casi las seis, salimos a dar un paseo por los alrededores. Coincidimos con la salida de un colegio y tienen cortada toda la calle al tráfico. Seguimos más adelante y casi sin querer, acabamos entrando en el bazar cubierto y lo atravesamos hasta salir en el paseo marítimo. ¡Que vuelta más chula! Seguimos el paseo hasta que llegamos a un parque de columpios que tiene al lado un pequeño chiringuito de te y café y allí nos quedamos un rato mientras los pekes juegan en los columpios.

En la crónica de Bodrum, mencionaba que en todos los pueblos suele haber una zona de parques con una especie de bar al lado medio municipal con precios muy populares y este es otra vez el caso. Nos cobran 0,5TL por cada te (unos 17 cent. de €).

Los pekes haciendo el gamba mientras recorremos el paseo maritimo

Hace rato que se ha puesto el sol y ya empieza a hacer bastante frio así que nos volvemos para la autoca pero por el camino, vamos buscando una juguetería que hemos visto al llegar con la autoca. En poco más de un mes, va a ser el cumple de los pekes y como no vemos televisión, no están bombardeados de anuncios y no tienen muy claro que es lo que quieren así que les hemos prometido visitar algunas jugueterías para que lo vayan pensando.

Descansando en un noray del paseo maritimo

La encontramos en un lateral de la gran plaza de la fuente y los pekes se dan un buen hartón de flipar porque tienen bastantes cosas de LEGO. De todas formas lo cierto es que los precios de LEGO en Turquía son bastante caros comparados con lo que podemos conseguir en España.

Fuente iluminada en la plaza central de Marmaris

Lo que quieren para el cumple no lo tienen nada claro pero se encaprichan con el transbordador espacial de lego CITY porque es acerca de lo que están leyendo ahora en un libro que tienen del espacio. Les avisamos que si lo quieren comprar aparte del cumple, lo tienen que comprar con sus ahorros y para evitar lo compren en plan compulsivo, les decimos que no lo vamos a comprar hoy pero que si mañana todavía lo quieren, vendremos y lo compraremos. Y con esa idea nos vamos para la autoca.

Paseo maritimo con la fortaleza al fondoEl día siguiente amanece esplendido y en cuanto acabamos las clases, nos ponemos en marcha para visitar el castillo y la marina. Hay partido de futbol en el campo donde estamos aparcados y tienen montado un follón de gritos y canticos que es para flipar y eso que será regional o algo así.

Salseando con las barcas mientras paseamosSeguimos el mismo camino que ayer y enseguida llegamos al paseo marítimo que esta vez recorremos hacia la izquierda en dirección a la marina. Todo está precioso y tiene más encanto si cabe porque no hay mucha gente. Son algo más de las 12:00 (que es la hora a la que empiezan a comer en Turquía) y salen a invitarnos a sentarnos en casi todos los chiringuitos del paseo. Nosotros no hemos conseguido adaptarnos y seguimos con nuestro horario veraniego comiendo a las dos o a las tres y la verdad es que cuando nos sentamos a comer fuera, no suele haber ya casi nadie en los sitios.

Recorriendo la fortalezaDespués de rodear casi entera la marina, buscamos el paso hasta el castillo entre las callejuelas del interior y después de unas cuantas vueltas lo encontramos. Es una fortaleza-museo pequeña pero muy cuidada y aunque no tiene muchas cosas que visitar, desde los torreones ofrece unas vistas preciosas de toda la zona del paseo y la marina.

Sentada descansando en la fortalezaAl salir los pekes necesitan un rato de juego y encontramos un parque no muy lejos y les dejamos una rato para que desfoguen mientras nosotros descansamos. Y es que con la tontería llevamos una buena kilometrada en el cuerpo. ¡No estaremos haciendo deporte pero en kilómetros paseando llevamos unos cuantos cientos…!

Cuando ya se hartan de jugar, buscamos un chiringuito cercano y nos sentamos a comer algo en plan sencillo (unas Tostu (sandwiches) y algo de Kofte…)

Vista del canal cercano a la plaza central de MarmarisLlevamos unos días un poco preocupados porque mi aita ha tenido un bajón en su estado de salud y en las últimas conexiones con casa le hemos notado bastante pochito. Aunque sé que está bien atendido, no puedo estar allí para ayudarles. Sabíamos que esto podía pasar y que no es momento de volver pero no podemos evitar sentir que nos gustaría poder dividirnos. Durante la comida hablo con mi ama y me dice que le van a ingresar para ponerle en observación y que me irá contando y me quedo un poco más tranquilo pensando que puede ser algo temporal.

Jugando en un parque del paseo maritimoEstando parados no ayudamos en nada, así que seguimos con nuestra vida normal y a la tarde nos vamos a los parques del paseo marítimo y disfrutamos de otro buen rato de solete, tecito y charla mientras vemos a los pekes jugar con unas niñas turcas. Luego vienen a contarnos que no van a jugar más con ellas porque son un poco "mandonas".

Llega el momento de volver a la autoca y decidir si compramos el Transbordador o no. Por supuesto, siguen queriendo comprarlo así que cogen su dinerito y salimos de la tienda con el transbordador, camino de la autoca. La paciencia no es una de sus virtudes (con siete años no se les puede pedir más) y se ponen a montarlo en cuanto llegamos.

Tumbas licias vistas desde el embarcaderoAl día siguiente salimos de Marmaris camino de Dalyan, un sitio que nos había recomendado Berta de Bodrum. Llegamos hacia las 12:00 con buen tiempo aunque la previsión para mañana es de lluvia. De casualidad aparcamos justo al lado del embarcadero de donde salen las barcas que hacen los cruceros por el rio Dalyan. Desde aquí tenemos una vista esplendida de las tumbas licias talladas en las paredes de roca  frente al pueblo. 

Los pekes en la proa observando el paisajePregunto por los precios para hacer un paseo en barco pero en estas fechas no hay casi gente y cobran por barco en vez de precio persona. Nos cobran 130TL (unos 45€) por unas cuatro horas de paseo en barco visitando las tumbas licias, la playa de las tortugas y las ruinas de la ciudad de Kaunos. Mañana no vamos a poder hacerlo por el tiempo, así que no nos lo pensamos mucho y nos cogemos un barco para los cuatro.

Posando donde el rio se une con el marNuestro piloto no habla mucho inglés y no podemos comunicarnos demasiado pero por el contrario el entorno es precioso y el paseo en barco, es super relajante. A los pekes les encanta y se sientan en la proa a ver si ven aparecer algún cocodrilo (eso dicen ellos)

Camino de las ruinas de Kaunos desde el embarcaderoDespués de acercarnos lo más posible a la fachada de piedra de las tumbas licias, nuestra primera parada es la playa de las tortugas que es un enclave protegido donde las tortugas Careta-Careta hacen su puesta de huevos. En esta época no hay tortugas pero el sitio es excepcional y aprovechamos unas mesas que hay preparadas para comer algo de lo que llevamos en las mochilas. La segunda parada es en las ruinas de la ciudad de Kaunos a medio camino entre Dalyan y la playa.

Subido en los restos de una columnaAquí tenemos un pequeño susto. Después de visitar la ciudad, nos ponemos en marcha hacia el embarcadero con los peques jugando detrás cuando al cabo de unos minutos nos damos cuenta de que no nos siguen y volvemos sobre nuestros pasos. En estos sitios no nos preocupamos demasiado porque estamos solos y es imposible perderse pero cuando llegamos donde ellos (solo han pasado 3 ó 4 minutos pero imagino que para ellos ha sido una eternidad), están llorando bastante asustados acompañados por un guarda que estaba por allí y les ha oído.

Los pekes en los restos del teatro antes de irnosVolvemos al barco y, entre el cansancio y el susto, hacemos el viaje de vuelta hasta Dalyan bastante calladitos y cada uno en sus pensamientos. En Dalyan nos cuesta encontrar un sitio para comer porque son más de las cuatro y media pero acabamos encontrando uno casi al final del pueblo y comemos muy a gusto. Después un rato de parque y para la autoca.

A la noche hablo con mi ama y al parecer han encontrado que puede haber algún problema con uno de los medicamentos que estaba tomando mi aita y, aunque hay que esperar unos días para saberlo seguro, creen que simplemente cambiando ese medicamento se puede recuperar bastante bien. De momento, me quedo un poco más tranquilo.

Mañana nos movemos de nuevo a la ciudad de Fethiye y a la playa de Oludeniz, una de las  más fotografiadas del mediterráneo.

 

Hosted by DUOK Informática, S.L.

Uploaded with GOODSPEED Solution

Stay connected where ever you go

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.